M. C. Reigadas o el desafío de un pensar propio y sin amnesias

Estándar

Este  martes 8 de mayo, en el aula 100 de la sede de Constitución, María Cristina Reigadas dio su ultimo y magistral teórico para la Catedra de Principales Corrientes del Pensamiento Contemporáneo que durante 23 años ha llevado su nombre. Por esas cosas de la vida algunos llegamos tarde a estos hallazgos. Y si bien sus contrapartes, nada menos que Nicolás Casullo y Oscar Moreno, nos ofrecieron una oferta nada despreciable, es con ella que aprendimos a revalorar un patrimonio teórico autóctono, silenciado por la academia colonial pero también poco o nada reivindicado por quienes, formados en estas tradiciones, hoy  siguen inexplicablemente manteniéndolo en un cono de sombras.

Con ella la Filosofía de la Liberación, ese proyecto filosófico Latinoamericano, vuelve a ser evocada constantemente sin ningún rubor. Nombres preciados para el campo popular como Rodolfo kusch, Enrique Dussel o Ignacio Ellacuría reviven en los debates del curso. Nombres que deben ser todavía difundidos y salvados del olvido para recuperar la capacidad de pensarnos nosotros mismos sin amnesias y eternos recomenzares. Reconectándonos con nuestra propia y legítima tradición critica sobre la modernidad. Esa que adelantara, sin perder la mirada periférica y desde su profundo arraigo espacio temporal, muchos de los tópicos que luego conformarían la agenda del postmodernismo, ya desplazados al campo del cinismo o la celebración acrítica.

Fue discípula de Amelia Podetti y de Andrés Mercado Vera. Hoy Profesora y Doctora en Filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y especialista en Filosofía Política y Filosofía Social Contemporánea y en Pensamiento Crítico Latinoamericano. Cristina Reigadas fue apartada de su cargo en 1974 a causa de su compromiso militante, no retornando a la universidad nacional hasta 1985.

Además de un extensísimo curriculum académico, María Cristina Reigadas comporta a partes iguales los roles de militante, docente e investigadora, y autora de una frondosa bibliografía con la que ha alimentado, amorosamente, buena parte de los contenidos de su catedra.

No la tendremos de momento en el grado (si esta todavía activa en sus seminarios de post grado) pero parte dejándonos a quienes tuvimos el placer de cursar su materia, un puñado de cuestionamientos e inquietudes sobre nuestra condición moderna y nuestra identidad latinoamericana, aun en disputa. Inspiraciones todas que nos alientan a  volver a intentar nombrar los grandes temas de nuestro tiempo, desde una corporalidad épocal encarnada, geoculturalmente periférica y en proceso de liberación.

Anuncios

»

    • Comparto este reconocimiento a Cristina Reigadas, pero agrego que los que hemos compartido actividad política, académica e investigación, percibimos que sus lecturas la han formado y transformado en una persona justa, comprometida con ideas y valores, respetuosa e interesada por las diferencias y los diferentes y profundamente generosa con alumnos y pares.
      La condición de profesor emérito es la distinción que su larga trayectoria merece y su mejor despedida como docente de grado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s