LA SALA ALBERDI EN PELIGRO!

Estándar

Los compañeros de la Sala Alberdi nos arriman esta info para aportar a hacer tambien nuestra su lucha por una cultura para todos.

Este conflicto tiene actualmente un máximo responsable: el jefe de gobierno Mauricio Macri. Debajo, su marioneta cultural, el ministro Hernán Lombardi. De él depende la Dirección General de Enseñanza Artística (DGEART), cuyo director es Marcelo Birman. Este señor es el “gerente general” de cinco Instituciones artísticas: el Conservatorio Manuel de Falla, el Conservatorio Astor Piazzola, la Escuela Metropolitana de Arte Dramático (EMAD), el Instituto Vocacional de Arte (IVA), y la Sala Alberdi (nuestra protagonista). En ella funcionaban, por un lado, desde 1990, los “Talleres Oficiales de la Sala Alberdi” (más de 30 talleres con un promedio de 300 alumnos anuales), y por otro, una programación de espectáculos a la gorra, que, administrados por una Cooperativa sin fines de lucro, permitían cubrir las necesidades económicas de la sala.

Desde el año 2006, recae sobre la torre del Centro Cultural General San Martín un proyecto de “Edificio Cultural Multimedial”, en el cual la Sala Alberdi, ubicada actualmente en el sexto piso del Centro Cultural, siquiera aparece en los planos. Hubo un primer intento de desalojo ese año, y sucesivos intentos de traslado de la Sala a partir de la asunción de Macri. Estas políticas empujaron a docentes, trabajadores y estudiantes a movilizarse e iniciar un juicio contra el gobierno de la Ciudad. Este reclamo público apunta a garantizar que las actividades sigan en pie. No obstante, las industrias culturales privadas ya reservaron la torre para explotarla, y el gobierno no sólo vacía al Centro Cultural de actividades, sino que además financia las obras de remodelación que garanticen a estas empresas un “negocio redondo” a costa de la actividad cultural popular.

En el 2009, Birman (el Director General) disolvió la Cooperativa que financiaba los sueldos de los docentes de la Sala Alberdi, disminuyó la cantidad de talleres que se dictaban y, con la excusa del deterioro de la instalación eléctrica de la Sala, en el año 2010, trasladó los cursos a otras dependencias que no cumplían con las condiciones mínimas, provocando paulatinamente el vaciamiento de los mismos.

El proceso judicial determina un fallo en nuestro favor, e Interviene para garantizar que “el GCBA deberá reparar en el plazo de 30 días las anomalías detectadas (…), debiendo durante ese lapso de tiempo trasladar el desarrollo de las actividades de la Sala Alberdi a otro espacio físico adecuado, suministrándoles los medios necesarios para poder desarrollar sus actividades”. Aunque, irónicamente, los responsables se desligan del problema, y la Sala se cierra a principios del 2010.
Es en este contexto que se crea la Comisión de Alumnos, Ex Alumnos y Amigos de la Sala Alberdi y junto con los docentes de la Sala, salimos a la calle reclamando el cumplimiento del fallo y nos pronunciamos en contra de las políticas de vaciamiento y privatización de la Educación y la Cultura. Esta medida no proporcionó, de todas formas, respuesta alguna.

Es por eso que el 17 de agosto del año 2010, reunidos en Asamblea, La Comisión de Alumnos, Ex Alumnos y Amigos de la Sala Alberdi aprobamos la toma de la Sala Alberdi hasta tanto no se cumpla el fallo. Pero además, es necesario destacar que quienes participamos de la toma no sólo mantuvimos la medida de fuerza, sino que, en pos de difundir el reclamo y ampliar el acceso de la comunidad a las actividades culturales, retomamos las formas de organización original de la programación, impulsando el desarrollo de numerosos espectáculos, seminarios, cursos y talleres a la gorra.
Sin embargo, ir en contra del monstruo no es fácil: durante este año de lucha recibimos golpes, amenazas, visitas intimidatorias de empleados de la DGEArt y personal policial. Los mismos que dijeron querer solucionar el conflicto nos denunciaron en varias oportunidades. De allí que desde marzo recae sobre la sala una orden de desalojo: se nos acusa de usurpación del espacio, alegando absurdamente que, con “violencia, amenazas, engaños, abusos de confianza o clandestinidad”, nos apoderamos del lugar.
Movilizándonos, descubrimos que nuestra lucha no está aislada: vimos que nuestros compañeros de la DGEART sufren el mismo deterioro en cuanto a lo edilicio, se enfrentan al mismo ahogamiento presupuestario (Existe asignado un presupuesto de $390.000 para toda la DGEArt, o sea, para las instituciones: Conservatorio Manuel de Falla, Conservatorio Astor Piazolla, Instituto Vocacional del Arte, Escuela Metropolitana de Arte Dramático y los Talleres de la Sala Alberdi, esto incluye más de 7000 alumnos y más de 10 sedes). Y con numerosos compañeros de cada Institución formamos un activo Frente de Lucha, uniéndonos en la Coordinadora de la DGEArt llamada “Clave Artística”.
Hoy, nos encontramos caminando a paso firme hacia la consolidación de un movimiento unido, en pos de una lucha indeclinable: mejorar la calidad y acceso del Ámbito Cultural y la Educación Artística, en contra de su vaciamiento.

La Sala Alberdi es una víctima, una expresión más del deplorable manejo mercantilista de la Cultura en esta Ciudad, y la explotación de los recursos culturales públicos.
Frente a un ideal donde el arte es una mercancía, nuestras armas radican en el poder de las acciones artísticas, las convocatorias abiertas y la autogestión sin fines de lucro.
Incentivando constantemente la participación, la creación colectiva, promulgando el activismo, seguimos programando actividades y convocando gente a participar.
Actualmente se encuentra vigente la sentencia firme que obliga al gobierno de la ciudad a reacondicionar y reabrir las puertas de la sala dentro de los 30 días hábiles siguientes.
La toma se mantiene para garantizar el inicio y finalización de las reparaciones, y las reivindicaciones abajo descripta. La toma continúa siendo la única forma de presión real para que este fallo se cumpla y la Sala no caiga en manos de quienes tienen intereses comerciales para este espacio público de la Cultura y el Arte.

Por todo esto, la comisión de alumnos, ex alumnos y amigos de la Sala Alberdi exigimos:

  • Reparación y reapertura en condiciones de la Sala Juan Bautista Alberdi
  • Perpetuidad de la Sala en el domicilio actual (Sarmiento 1551, 6 to piso)
  • Garantizar la gratuidad de todas las actividades que dentro de ellas se desarrollen.
  • Mayor presupuesto para la Educación Artística, y asignación de un presupuesto fijo para el mantenimiento de la Sala una vez recuperada.
  • Co-gobierno que garantice una programación constante y abierta a la comunidad.

¡NO A LA PERSECUCIÓN Y CRIMINALIZACIÓN DE QUIENES DEFIENDEN LA LUCHA!

¡NO AL VACIAMIENTO Y PRIVATIZACIÓN DE LOS ESPACIOS PÚBLICOS!

¡SÍ AL ACCESO IGUALITARIO AL ARTE Y LA CULTURA!

Comisión de Alumnos, Ex Alumnos y Amigos de la Sala Alberdi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s