Compartir archivos es un rito sagrado en Suecia

Estándar

Clarin se las ingenio para que le publicáramos una nota de Ñ en Colectivo Indiciario, la cosa es que si bien el contenido es interesante, invitamos a que los comunicólogos reparen en el uso del termino “piratería”, que seguramente figura en su manual de estilo a la hora de aludir al intercambio de archivos por internautas. se sabe, las palabras no son ingenuas y como diaria Richard Stallman “La piratería es algo malo, esta muy mal saquear y hundir barcos a cañonazos” =)

Una nueva “iglesia” dice que la piratería es un derecho. El gobierno no tiene problemas, siempre y cuando sus adherentes no violen la ley.

POR JOHN TAGLIABUE

KOPIMISTAS. Isak Gerson y Gustav Nipe fundaron la Iglesia del Kopimismo, cuyos adherentes creen en la santidad de compartir información.

En casi todas partes, la gente usa computadoras para bajar música u otros materiales, a menudo haciendo caso omiso del copyright. En Suecia, compartir archivos se ha convertido en una religión.

Si bien el país, al igual que otros de Europa, cede a la presión de los grandes medios de poner fin a la práctica de compartir archivos, el gobierno sueco registró este año como religión a una iglesia cuya dogma central es que compartir archivos es una actividad sagrada. “Para mí significa creer en valores más profundos que los del mundo terrenal”, dijo Isak Gerson, un estudiante de filosofía de la Universidad de Uppsala que contribuyó a la fundación de la iglesia y ostenta el título de misionero jefe.

La religión se llama kopimismo –el nombre deriva de la grafía sueca de las palabras “copy me”–y asegura que tiene más de ocho mil fieles. Ha solicitado el derecho a celebrar matrimonios y a recibir los subsidios que el estado otorga a las organizaciones religiosas. También ha asegurado que construirá una iglesia, por más que la mayor parte de sus actividades se realiza online. “Tenemos algo similar a sacerdotes”, señaló Gerson, que tiene 20 años y afirma que se vincula a lo divino a través de su teléfono inteligente. “No hay tantos rituales”.

A la pregunta de si cree en Dios, contestó: “No, sólo creo en nuestros valores. Es una creencia en valores sagrados”.

Los kopimistas salieron del creciente movimiento pirata de Europa, que nació en Suecia hace una década. En las elecciones para el Parlamento Europeo de 2009, el Partido Pirata del país obtuvo el 7,1% de los votos, si bien en las elecciones nacionales del año siguiente el porcentaje se desplomó. El movimiento se ha extendido a por lo menos otros 9 países europeos y en mayo, el Partido Pirata alemán consiguió el 8 % de los votos del estado más poblado de Alemania.

Pero Gerson, hijo de un judío y una cristiana, insiste en que la iglesia no se ensucia las manos con política. “El cristianismo salió del judaísmo y se convirtió en algo nuevo, y los musulmanes hicieron lo mismo”, declaró. “Formamos parte de una tradición”.

Gustav Nipe, que tiene 23 años y es otro de los fundadores, dice que el objetivo del kopimismo no es la promoción directa de la actividad de compartir archivos, sino la concentración en los valores de compartir información. El gobierno no tiene problemas con eso, siempre y cuando sus adherentes no violen la ley. “Nuestra responsabilidad es registrar comunidades religiosas que cumplan determinados criterios”, dijo Mareta Grondal, funcionaria de la repartición que registró la iglesia.  “No analizamos cómo actúan las comunidades en la práctica”.

Los criterios comprenden redactar una carta y presentarla al organismo, la elección de una junta de gobierno y el pago de un arancel anual que en la actualidad es de alrededor de 70 dólares.

Si bien Grondal dijo que el gobierno “no puede ni debe interferir con aquello en que la gente cree”, no da muestras de permitir que la libertad religiosa justifique la violación de la propiedad intelectual. “Cada vez se castiga a más de quienes comparten archivos, sobre todo en el último año”, señaló Anna Troberg, líder del Partido Pirata sueco, que cuenta con unos 8.500 miembros. “Las grandes compañías de cine, los grandes sellos discográficos, quieren hacerle juicio a alguien”, dijo, para que sirva como elemento de disuasión. Pero dado que unos dos millones de suecos se dedican a compartir archivos, “es más fácil que a alguien lo alcance un rayo y no que se lo procese”.

La tendencia, sin embargo, es clara. Un cable diplomático que publicó el año pasado WikiLeaks consistía en un pedido de la embajada de los EE.UU. al gobierno sueco en el sentido de poner fin a la violación del copyright. Un tribunal holandés dispuso en mayo que los proveedores de Internet bloquearan el sitio web Pirate Bay, vinculado al Partido Pirata, ya que de lo contrario se les impondrían fuertes multas. La justicia británica emitió un dictamen similar en abril. Para Nipe, es una “especie de Inquisición, como llevar gente a la hoguera”.

Muchos suecos simpatizan con los kopimistas. Si encuentran una manera de que los artistas se beneficien de su trabajo sin pagar las bajadas, dijo Jennifer Hallberg, de 32 años, “merecen un Nobel”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s