Archivo de la categoría: Genero

Teoria de Genero, Sexualidad, Politicas de Genero, Estudios de Genero

Martes 18: Panel de femicidio en la Casa del Bicentenario

Estándar

Bandera con la leyenda Basta de femicidios

Este martes 18 de Septiembre a las 17 horas en La Casa del Bicentenario, Riobamba 985 – Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se llevará a cabo el Panel sobre femicidio organizado por el Area de Género del INADI con la presencia del Interventor del Instituto Pedro Mouratian; la directora de Promoción y Desarrollo de Prácticas contra la Discriminación, Julia Contreras; la diputada nacional y presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Diana Conti; y el diputado nacional y presidente de la Comisión de Legislación Penal, Oscar Albrieu.“El INADI trabaja para prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género. Argentina forma parte del grupo de países pioneros en castigar específicamente este tipo de crímenes, como lo demuestra la sanción de una ley de violencia de género que contempla las numerosas caras que ésta adquiere cuando se dirige hacia las mujeres. Con la media sanción del proyecto de ley en abril pasado que propone incorporar al Código Penal la figura del femicidio, seguimos consolidando el camino iniciado en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria”, sostuvo Pedro Mouratian.

Por su parte, Julia Contreras, indicó que ”El objetivo de esta actividad es arrojar una mirada y enriquecer el debate generado a partir de las modificaciones propuestas en el Código Penal, teniendo en cuenta de manera íntegra a nuestra sociedad, promoviendo la igualdad y la integración entre los colectivos que la conforman”.

Programa:

17 hs. Apertura Palabras de Julia Contreras – Directora de Promoción y Desarrollo de Prácticas contra la Discriminación del INADI

17:30 hs. Panel de Femicidio Coordina:  Socióloga Cecilia Lipszyc – Coordinadora del Area de Género INADI.

Integrantes: Perla Prigoshin (Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género) Oscar Albrieu (Diputado Nacional. Presidente de la Comisión de Legislación Penal) Diana Conti (Diputada Nacional. Presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales) Carlos Rozanski (Juez del Tribunal Oral Federal N°1 de La Plata) Silvia Lommy (La Casa del Encuentro)

20 hs. Cierre: Palabras de Pedro Mouratian – Interventor del INADI.

PRENSA INADI

Anuncios

Oscar Cuervo y una reflexión Kirchnerista sobre la polémica portada de Noticias

Estándar

El colega Oscar Cuervo se despacho hoy desde su blog La Otra sobre la polémica portada con la que Noticias salió esta semana a levantar polvareda.

Cristina: tú tienes todo todo todo puesto de tal modo todo todo que me gusta todo todo todo lo que tienes tú

por Oscar Cuervo

Creo que el efecto de la tapa del último número de Noticias (que no quiero reproducir) es paradójico. Fontevecchia se mueve en esa zona abyecta del negocio en la que apuesta a una de dos posibilidades: o que el gobierno o algún sector del oficialismo reaccionen censurando o atacando la publicación, tras lo cual vendría la denuncia de persecución totalitaria al periodismo independiente, o que esa reacción no llegue pero de todos modos la revista esté en boca de todos (como es ahora nuestro caso) y sobre todo de esas minorías intensas que odian u aman a Cristina. La especulación político comercial es especialidad de este empresario de medios. Creo que a nadie sorprende cualquier cosa que haga Fontevecchia en esa línea. Recuerden que él publicó las fotos robadas de la intimidad del Flaco Spinetta en sus últimos días de vida y que (esto me lo comentó alguien que conversó con Spinetta) el Flaco se puso muy triste porque su madre se enteró de su estado terminal por esa tapa. Es decir: Fontevecchia hace rato que traspasó un límite de impiedad y ya no tiene camino de regreso. Pienso que la única actitud posible es el repudio que nos haga cortar todo lazo con sus productos. Nadie con una noción de la dignidad humana debería aceptar aparecer involucrado en ningún producto que salga de esa cloaca.

Por otro lado, esta tapa habla muy bien de Cristina y muy mal de sus detractores. No digo de sus opositores, sino de sus detractores. La figura de Cristina alcanza una intensidad que se expresa en el odio desmesurado que despierta en un sector significativo de la sociedad, sin proporción racional con sus medidas de gobierno. En esta tapa se la pretende atacar por ser mujer plena, por ser sujeto del goce y no objeto, como si el ejercicio mismo de la femineidad significara un menoscabo. Cristina no responde al modelo de mujer sumisa, asexuada y descerebrada que más tranquiliza al machismo católico argentino. Es bonita e inteligente, tiene un carácter fuerte y en medio de la intensidad de su historia personal no deja de gozar de su posición. Es pícara, sexy, arrogante, buena comunicadora, muy firme (quizá un hueso más duro de roer que el propio Néstor). La viudez no la destruyó, sino, por el contrario, la hizo brillar más. Además, como es notorio, no tiene competencia: la mayor esperanza de sus potenciales rivales es que por el límite constitucional no pueda seguirse presentando como candidata. Todo esto haciendo abstracción de la orientación política de su gobierno. Si agregamos esa dimensión, la combinación es explosiva. Sus dos mandatos se vienen desarrollando, desde el principio, en medio de tensiones políticas que podrían haber desestabilizado a casi cualquier otro dirigente. El mismo Kirchner, que era tan osado como ella, parece que no pudo soportar corporalmente la enorme tensión que genera conducir el país tomando decisiones que afectan intereses poderosos. Lo sorprendente de Cristina es que, viuda a los 58 años, ejerciendo su mandato a full, habiendo atravesado una y otra vez tembladerales politicos, se muestra siempre espléndida, relajada y da la sensación de que la está pasando bien y que no pierde sus atributos femeninos. No les viene dando el gusto de mostrarse derrotada, quebrada, débil, fea, arrepentida ni humillada.

Apuesto a que Cristina es tan inteligente como para dejar pasar el intento de agravio (que en realidad es incapaz de agraviarla) e incluso burlarse de ellos. Espero que ningún varón argentino se crea en la obligación de defenderla porque ella lo sabe hacer muy bien sola.

Cristina es too much (como diría ella misma) para lo que puede soportar el machismo argentino (que muchas mujeres ejercen con tanto o más fervor que los peores machos).

Por todo esto es que quiero terminar diciendo que Cristina es lo mejor que nos pudo pasar como sociedad. Y la votaré otra vez en 2015.

Palabras de libertad tras las rejas

Estándar

Publicado originalmente en revista NOS DIGITAL

“Lunas Cautivas” es el documental de Marcia Paradiso que se llevó el premio a Mejor Documental Nacional en el Festival de Cine de Derechos Humanos. La cámara nos inserta en el taller de poesía que se dicta en la unidad 31 de Ezeiza y nos trastoca la mirada sobre las tres mujeres presas que hilvanan el relato con sus cuerpos. NosDigital asistió a la proyección y habló con su directora y algunas de las protagonistas.

“Del otro lado de la reja está la realidad, de este lado de la reja también está la realidad; la única irreal es la reja”. Esto lo decía Paco Urondo desde la cárcel de Devoto. Pero lo podría haber escrito cualquiera de las protagonistas de la película. Lidia, Majo y Lili: las mujeres cautivas (detenidas, no, nunca) en la unidad 31 de Ezeiza que se acercan al taller de poesía dictado en el penal en busca de la libertad. En uno de los encuentros, una dispara “el sol es engañoso, no se deja ver de frente”; por si quedaban dudas, ellas son las lunas: se enfrentan a la cámara y las vemos auténticas, queribles, con sus imperfecciones y su ladoscuro, las reconocemos reales, de carne y hueso…como vos, como yo. Por el rato que dura cada lunes el taller que organiza la Asociación Civil Yo no Fui (y por los 64 minutos de documental que vemos nosotros), no se habla de causas, de condenas, de leyes ni de abogados. En ese espacio, ellas se encuentran y se rescatan con palabras. Estas mujeres están presas, pero son poetas. Esta no es otra historia sobre el encierro, no es otro retrato sórdido sobre las cárceles (que vaya si lo son). Esta es la Historia de las poetas presas.

Marcia Paradiso, directora de “Lunas Cautivas”, nos aclara: “La película busca cambiar la representación que tenemos, desde afuera, de esas que están adentro”. No es una mera propuesta reflexiva. Sabemos que la imagen que construimos sobre ellas no es inocente y, en cierta medida, las define. Casi seguro que lo último que nos viene a la mente cuando nos dicen “cárcel” es un grupo de mujeres (ronda de mate de por medio) hablando sobre un poema de Luis Cernuda. Y mucho menos, si al estrecho cuadro la sumamos a Abril, hija de Lidia, que nació en prisión y juega con los libros mientras las grandes se descubren escritoras a cada minuto. Sí, el cuadro es muy estrecho; tanto que contagia la asfixia, el encierro. Justo al borde del ahogo, se rompe el silencio y la palabra nos libera, nos da aire: Nunca digo yo no fui, digo he sido y habré de ser, esta vez es Lidia quien nos salva con su escrito. Durante la proyección, ella está solo unas filas adelante mío porque mientras filmaban el documental alcanzó su libertad. En las escenas previas a su salida, la vemos transitar esta experiencia compleja, angustiante, impensable para nosotros: “No es fácil salir, a mí me genera mucha ansiedad, afuera todo es muy abrumador. Y también es difícil romper lazos simbólicos de amistades verdaderas que solo nacen en este lugar”. Te desarma su fortaleza. Hoy, Lidia es profesora de su propio taller de poesía en otros penales y, claro, sigue escribiendo. Estas mujeres te desencajan en cada verso.

Tienen esa hermosura que emociona, que te hace abrir grandes los ojos y te pone la piel de gallina. Cuando están juntas, se ríen mucho. “Risas de sueños”, les llaman ellas. Majo, la Gallega, se ríe grande. En realidad, todo lo siente en grande. Algunos ejercicios de escritura la angustian y vemos cómo la taza de té que sostiene tiembla entre sus manos de madre, o cómo se retuerce la lapicera negra que aprieta con los dientes mientras empuja las lágrimas hacia adentro. Majo tiene ojos celestes claro que no saben esconder el llanto. Escribe sobre una foto familiar y entreteje un puente que atraviesa el Océano. Otra vez la palabra la salva a ella, nos salva a nosotros de cualquier mirada obtusa o renegada. Qué manera intensa de estar en el mundo, desafiante de toda lógica de rejas y cerraduras. Me dan ganas de pensarla con sus cinco hijos, ahora que sé que sus poesías se transformaron en un vuelo directo Buenos Aires – Madrid.

María, la profesora del taller, insiste: “Otros ya contaron todo lo malo que pasa en las cárceles. Las cárceles no tienen que existir, es obvio decirlo. Pero también es obvio que existen. Acá se muestra otro costado, sobre todo, se muestra a las personas”. Liliana Cabrera es una de esas personas que desborda cualquier imagen prefabricada y cualquier slogan progre. En las primeras tomas, sus silencios nos confunden y disimulan el torbellino detrás de sus ojos vivaces. Es muy joven  y la vemos crecer y encontrarse con el correr de los minutos. Cuando la punta del lápiz siente la textura del papel, hay un destello que brota de la mirada de Lili. “La reja se cierra, deja surcos invisibles en el mosaico; marcas que permanecen como heridas abiertas, en las muñecas, cortes verticales en las venas, de esos que no se pueden suturar. Ustedes allí, nosotras acá. En el medio, un torrente de vida que se escapa. Es imposible unir lo que separa”. Son algunas de las palabras que nacen de su mano franca de uñas pintadas. No se adelanten; este párrafo no termina con Lili de este lado de las rejas.  Ella sigue presa. Lo repito: detenida es el adjetivo que menos la describe. En el 2011, publicó su primer libro, “Obligado tic tac”, editado por Cartonerita Solar de Neuquén. La vemos agarrar el micrófono con fuerza mientras lee sus poemas en la presentación del libro, como cuidando que no se escape de su piel ni una pizca de recuerdos del antes del cerrojo. Lili, una vez más, descubrió uno de esos surcos invisibles: a partir del libro, surgió la posibilidad de crear un espacio propio dentro de la máquina reproductora de no-sujetos. Así, del cruce de palabras entre Lili y su compañera Silvina Prieto, nació la primera editorial cartonera en una cárcel de mujeres: “Me muero muerta”.

Los jurados la premiaron “por la coherencia entre la propuesta y el diseño sonoro y visual”. También rescatan (y creo que ahí está su valor artístico) que “propone una reflexión sobre el arte como catalizador para la transformación personal y colectiva, y como acto de liberación que permite desarrollar nuevas facetas de la identidad”. También se llevó la mención SIGNIS y el Premio del Público en la categoría de documentales. Por detrás de las historias que se narran descubrimos a la poesía, que exponencia toda potencia de libertad, todo espíritu de búsqueda, y entreteje una red que nos salva de cualquier extrañamiento, de cualquier soledad. “Lunas Cautivas” nos muestra ese cotidiano empapado de arte, esa salvación que pende de una letra posada en un reglón.

Concha para tod@s

Estándar

La Universidad de la Concha, Feminismo explícito, o simplemente La UCO, es un lugar de encuentro para personas. Ni hombres ni mujeres: personas interesadas en cuestionar el patriarcado. Un lugar de aprendizaje autodidacta, autogestivo y comunitario.

El grupo fundador se propuso el siguiente esquema de trabajo: cada año se abordará un eje. El del ciclo 2012, que comienza en mayo y culmina en noviembre, es “La imagen: destrucción y construcción de nuevas formas de vernos, de hacernos ver y de ser vistas”. El encuentro será mensual, el último sábado de cada mes, y tendrá tres tipos de talleres: sin palabras y con palabras. El tercero es para preparar el guiso que resulte de este encuentro interdisciplinario y que se servirá al fin del ciclo y en la calle.

Las anfitrionas o “in-docentes” como las bautizó Andújar, provienen de varias disciplinas. Julieta Colomer, Lina Etchesuri y Mónica Bonavía, de la fotografía; Cecilia Pallés de la música, Susana García de la terapia gestáltica, Guillermina Guevara de la cultura hip hop, Veroka de las artes plásticas, más la poeta y las periodistas de lavaca. La UCO cuenta con la bendición y madrinazgo de la boliviana María Galindo, de Mujeres Creando. También sumarán aportes la dramaturga chilena radicada en Suecia, América Vera Zabala y la actriz Josefina Lamarre.

Dirá Andújar de este equipo heterógeno: “El trabajo (placentero..!!!) de estas diosas es construir un espacio para recordar y relucir y sacar hacia afuera el poder femenino, el que nos permita desarrollar las capacidades para que des y te des lo mejor de vos, que tal vez esté escondidísimo, en el rincón de los silencios o en el agujero negro, no sólo de la vagina, sino el agujero negro de no desarrolllar aquello que de vos hay de mejor: tus capacidades, tus talentos, tus impulsos creativos. Aquello que trae al mundo otro mundo, algo que no estaba e hiciste. Ese es el poder. No es el poder ejercido, sino el poder ejercer nosotras desde nosotras mismas, juntas y cada una. Por su puesto, esto vale para cualquier ser. El poder de la felicidad, porque hay satisfacción, hay alegría. El poder invendible, sí, pero que sea invencible. En el medio, tristezas, contradicciones, batallas, pero su sistema respiratorio, circulatorio, vital será el de ese poder. Ahora, ¿cómo reflotarlo? Esa es nuestra danza. Antiabdominal: nuestro desafío es encontrar juntas un lenguaje que denuncie, pero que no victimice. Queremos este espacio para criar diosas con el poder de desatar nudos de opresión”.

Que así sea.

Cursada intensiva: el último sábado de cada mes, de 11 a 18
Inicio: mayo de 2012
Informes e inscripción: infolavaca@gmail.com